Guía comparativa para pymes ¿Compra o renting de vehículos con cesta?

Si tienes una PYME y necesitas un vehículo para trabajar, analiza todas las opciones para evitar que tu decisión termine convirtiéndose en una carga para tu negocio. Si hay algo que sabemos en Gloobal es que tomar la decisión sobre qué modalidad escoger para nuestros vehículos de flota no es una tarea fácil. Por eso, hemos elaborado una guía comparativa que te permitirá comprobar en un solo vistazo las ventajas y desventajas que ofrece el renting o la compra de un vehículo para tu pyme.

¿Cuánto te va a costar el renting vs la compra de vehículos con cesta?

Lo primero son los números. Para poder comparar realmente los costes de la compra de un vehículo y de un renting, debemos tener en cuenta dos aspectos:

 

El coste inicial.

Costes añadidos: fijos, variables o financieros. Si optamos por la compra, debemos prever que el momento de adquirir el vehículo supondrá un gran desembolso inicial para nuestra empresa en términos de entrada, IVA, impuestos de matriculación, y, si tenemos que financiar la compra, los costes añadidos (comisión de apertura, gastos de formalización…).

Por el contrario, con el renting solo tendrás que pagar la cuota del primer mes.

En ambos casos, tanto si compras como si optas por el renting, puedes contabilizarlo para obtener beneficios fiscales. Si eliges el renting puedes desgravarte hasta el 100% en el IVA y el IRPF durante todos los años que dure el contrato. Si optas por la compra, podrás desgravarte un 50% del IVA del vehículo solo en el año de la compra.

Después tenemos los costes fijos (seguro, impuesto de circulación, ITV…), los costes variables (revisiones, mantenimientos, cambio de neumáticos…) y los costes financieros (intereses de la financiación). Todos estos costes sólo los tendrás que abonar en el caso de la compra.

 

¿Qué ventajas y riesgos conlleva cada modalidad?

Al comprar un vehículo este pasa a ser propiedad de tu pyme, lo que será la principal ventaja, aunque también el principal riesgo ya que, como propietario, será tu negocio el que deba hacer frente a todos los costes o imprevistos que puedan surgir para mantenerlo en perfecto estado. 

También debes tener en cuenta que, si financias la compra, deberás pagar el precio mensualmente, ocurra lo que ocurra con tu negocio, hasta completar el total.

Sin embargo, el renting, especialmente el renting flexible de Gloobal cuenta con grandes ventajas como el pago de una cuota fija y que se puede cancelar en cualquier momento si el negocio no va bien. 

No tener que necesitar financiación, la comodidad de tener todo incluido en la cuota, -ya que ahorrarás mucho tiempo en gestiones y papeleos-, la posibilidad de tener un vehículo de sustitución en caso de avería o de cambiar de vehículo siempre que quieras. Todo son ventajas. 

El único riesgo es que deberás estar atento a los kilómetros recorridos por tus trabajadores para no excederte de los contratados en tu cuota.

Solicita tu presupuesto sin compromiso. Te asesoraremos. 

Chatea con nosotros , estaremos encantados de ayudarte.